30.7.09

PLAYA DE SALINAS



La playa de Salinas es probablemente la más concurrida del concejo de Castrillón. Se sitúa en la Villa de Salinas, una de las zonas más deseadas de todo el territorio asturiano. El balneario que ya hace años había dejado de funcionar, fue derribado en el año 2000 para las reformas del paseo marítimo, una de sus más destacadas propuestas turísticas.
Se extiende desde el museo de las Anclas, único en el mundo, llegando hasta la playa de San Juan, la cual colinda con la Ría de Avilés. Su extensión es de 2.100 metros de longitud y una anchura media de 100 metros con marea baja. Con marea alta su anchura aproximada es de unos 10 metros, llegando en algunos de sus puntos a tocar con el muro del paseo. La arena es fina y dorada. Dispone de diversos puestos de socorrismo, duchas y vestuario.

Esta playa se caracteriza entre otras cosas por su fuerte oleaje para la práctica del surf. Sin embargo presenta distintos puntos: mientras que la práctica del surf se realiza en la zona central de la playa, ambos costados presentan zonas de baño.

La playa se divide en dos zonas, la zona de El Balneario es la zona más occidental de la playa, la que se encuentra junto al Museo de Las Anclas. Su zona de baños es muy segura y el sol desaparece primero por la sombra producida por "Pinos Altos" (la montaña que se encuentra a sus espaldas). La zona de El Espartal, es más amplia y es la que comprende el centro de este litoral (El Balneario - El Espartal - San Juan de Nieva). Por tratarse de una zona más abierta y menos protegida no es segura para el baño como la del Balneario. No obstante dispone de dos zonas de salvamento y se establece una zona de baños vigilada donde poder bañarse tranquilamente.
Ambas zonas son muy interesantes para la práctica del surf. De hecho, todo este litoral es muy concurrido para la práctica del surf.

Otro de sus atractivos es "el museo de Las Anclas" que se encuentra en una peñona que se encuentra junto a ella. El museo es de caracter abierto al público y ofrece unas fabulosas vistas.

Y no debemos dejar de hacer mención al paseo que recorre la playa y que nos permite disfrutar de anocheceres insólitos. El paseo se extiende desde la zona del Espartal hasta el mismo museo de Las Anclas y tiene una extensión aproximada de un kilómetro y medio.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada